Curiosidades

Diario de un cocotero mallorquín, parte 1

Hoja de cocotero

El cocotero es una palmera que me fascina desde hace mucho tiempo. Sus largas hojas pinnadas, su tronco liso y esbelto, esa capacidad suya por crecer incluso a primera línea de mar… El clima de mi zona, sin embargo, no me lo pone fácil: esta palmera necesita calor todo el año y donde vivo en invierno la temperatura baja de los 0 grados.

Pero así y todo sé de gente que ha tenido éxito en algunos puntos de España, así que voy a escribir un artículo mensual sobre un ejemplar que compré. De esta forma, tanto si sale bien como si no, podrás hacerte una idea de lo difícil (o fácil) que es tenerlo en un clima como el que tengo en mi zona. Esta es la primera parte del diario de un cocotero mallorquín.

¿Cómo es el clima mediterráneo?

Isla de Mallorca

Antes de nada, vamos a hablar un poco del clima para que sepas las condiciones en las que crecerá el cocotero. Bien, yo vivo al sur de la isla de Mallorca (Baleares, España), a una latitud de 39ºN y a una longitud de 3º E más o menos. El clima aquí se podría decir que es subtropical: la temperatura media anual es de 18ºC, con máximas de 38ºC pero las mínimas son de hasta -1,5ºC. 

Si hablamos de precipitaciones, caen 350mm al año; es decir: mucho menos de lo que necesita el cocotero (como mínimo 1500mm) para poder estar bien sin depender de nadie.

¿Qué necesita el cocotero para ser feliz?

Esta palmera necesita, además de lluvias regulares, sobretodo dos cosas: luz y calor. Cuando en su hábitat natural los cielos están nublados, no hay problema pues la temperatura se mantiene por encima de los 15ºC; pero en mi zona podemos pasar varios días en invierno con los cielos tapados y con un termómetro que no quiere marcar más de 10ºC.

¿Por qué compré uno?

Aún me sigo haciendo esta pregunta. Fui a una feria el 12 de mayo del 2018 y lo vi. Medía 1’50m sin maceta. Estaba precioso. Cuando me dijo el precio no me pude resistir: 15 euros. Y se vino para casa:

 

Bonito, ¿eh? 🙂

¿Qué cuidados le doy?

Ese mismo día lo pasé a una maceta mayor, de 40cm de ancho, con sustrato de la marca Battle compuesto por turba, abono orgánico y perlita. Y por supuesto le puse un plato debajo. Quedó así:

 

Ahora bien, no lo puse directamente al sol: ¡se quemaría! Hay que pensar que estos plantones han estado muy mimados en un invernadero donde se controlaba todo: humedad, temperatura, riego, abono. Sus hojas no están preparadas para soportar los rayos del astro rey, no de forma directa. Así que lo mantendré en semisombra y lo regaré procurando que el sustrato no se seque.

Cocotero resguardado

Ahí, tras esos árboles está bien, ya que tiene mucha luz pero no sol directo, de modo que puede crecer sin problemas… esperemos que siempre.

Y con esto termino la primera parte. En la segunda contaré cómo se ha adaptado, cuánto ha crecido … y todo lo nuevo que surja. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.