Attalea speciosa

La Attalea speciosa es una palmera grande

Imagen – Wikimedia/Nicolás Caballero Rau

La Attalea speciosa es una magnífica palmera tropical propia del Amazonas que se puede cultivar sin dificultad en cualquier región donde no se registren heladas y donde, además, llueva con frecuencia. También puede ser interesante embellecer el interior del hogar con ella, ya que crece lentamente.

Tiene, además, muchos usos que conviene conocer. Usos que se le dan especialmente en sus lugares de origen, pero que conviene conocer por si en un futuro tú también puedes beneficiarte de ellos.

¿Cómo es la Attalea speciosa?

La Attalea speciosa es una palmera tropical

Imagen – Wikimedia/Marcelo Cavallari

Taxonomía

  • Reino: Plantae
  • Subreino: Tracheobionta
  • División: Magnoliophyta
  • Clase: Liliopsida
  • Subclase: Commelinidae
  • Orden: Arecales
  • Familia: Arecaceae
  • Subfamilia: Arecoideae
  • Tribu: Cocoseae
  • Subtribu: Attaleinae
  • Género: Attalea
  • Especie: Attalea speciosa

Attalea speciosa es una especie de palmera de un solo tronco que fue descrita por Karl Friedrich Philipp von Martius y Curt Polycarp Joachim Sprengel y publicado en Systema Vegetabilium, editio decima sexta en el año 1825.

Características

Se trata de una planta que alcanza una altura de hasta 20 metros. Su tronco es más o menos recto, y tiene un diámetro máximo de 40 centímetros. Las hojas son pinnadas y bastante largas ya que llegan a medir 3-4 metros.

Al florecer, produce una inflorescencia de hasta 1,5 metros de largo, compuesta por numerosas flores unisexuales. Sus frutos contienen 3-6 semillas que parecen cocos pequeños de unos 6 centímetros.

Popularmente se la conoce como cusi, palma babasu o babasú, y es nativa del Amazonas, en concreto del bosque húmedo de Brasil. También se la encuentra en Beni y Pando (Bolivia).

¿Cuáles son los cuidados que hay que darle?

La Attalea speciosa por desgracia no es una especie de palmera fácil, y menos cuando el clima no acompaña. Requiere temperaturas suaves todo el año, además de una humedad ambiental alta. Pero espero que con estos consejos y recomendaciones puedas tener una planta sana y feliz por mucho tiempo:

Ubicación

En su lugar de origen suele empezar su vida bajo la sombra de otras plantas altas, pero a medida que crece se va exponiendo (y acostumbrando) poco a poco al sol. Por eso, si vives en una zona con clima tropical húmedo, podrás plantarla en un jardín protegida del sol, y ella sola se irá adaptando a él.

Por el contrario, en zonas donde el clima es mediterráneo o similar, es decir, si las temperaturas en verano suben de los 30ºC y además el grado de insolación es fuerte, es mejor que esté en sombra/semisombra siempre.

Si lo que quieres es tenerla dentro de casa, la habitación que escojas debe ser luminosa. Pero no la coloques junto a la ventana, ya que sus hojas podrían sufrir quemaduras.

Tierra

  • Maceta: se ha de llenar con sustratos ricos en materia orgánica, y que filtren rápido el agua. Por ejemplo, con mantillo mezclado con un poco de perlita o arena de cuarzo.
  • Jardín: la tierra de tu jardín debe ser igualmente fértil. En aquellos suelos pobres y/o erosionados no podrá crecer.
Artículo relacionado:
¿Cuál es el mejor sustrato para las palmeras en maceta?

Riego

Hemos dicho que proviene de los bosques tropicales húmedos, por lo que se podría caer en el error de regarla tanto como si de una planta acuática se tratara, algo que podría perjudicarla. Por eso, es importante mantenerle la tierra húmeda, sí, pero no encharcada.

Antes de regarla, tienes que asegurarte de que el sustrato, o la tierra, ha empezado ya a secarse, tanto por la superficie como más hacia dentro. Es normal que la superficie se vea seca rápido, ya que es la que está más expuesta a la intemperie, pero si regamos y las capas de tierra del interior están todavía muy húmedas, las raíces podrían pudrirse.

Por ello, se ha de regar un promedio de 2-3 veces cada siete días durante la temporada más seca y cálida del año, y un poco menos en invierno.

Abonado

Es muy aconsejable echarle abono en primavera y verano, ya que es cuando más está creciendo. Por ejemplo, puedes usar un abono líquido para palmeras siguiendo las indicaciones del envase, u otros de origen orgánico como el compost o el mantillo.

Multiplicación

Los frutos de la Attalea speciosa son medianos

Imagen – Wikimedia/Marcelo Cavallari

La Attalea speciosa se multiplica por semillas en primavera o verano. Estas germinan rápido, a los dos o tres meses, pero tienen un ritmo de crecimiento lento.

El paso a paso a seguir es el siguiente:

  1. Antes de nada, tienes que elegir qué usar como semillero: una maceta convencional, un envase de yogur o de leche con agujeros en su base, una bolsa de plástico transparente con cierre hermético… Cualquier cosa te servirá siempre y cuando sea impermeable.
  2. Luego, llénalo con sustrato para semilleros o con vermiculita, y riega hasta que quede bien húmedo.
  3. Después, coloca las semillas y entiérralas de tal manera que no queden expuestas.
  4. Por último, coloca el semillero cerca de una fuente de calor, ya que germinarán con temperaturas de 20-30ºC.

Rusticidad

Es apta para los lugares que tienen un clima tropical o subtropical. Los ejemplares adultos quizás soporten heladas débiles y puntuales de hasta los -2ºC, pero es mejor que no baje de los 10ºC.

¿Qué usos se le da?

La Attalea speciosa es una palmera con un gran valor ornamental, pero tiene otras características muy especiales. De hecho, aunque debido a la rápida destrucción de su hábitat podría estar en peligro, en realidad tiene una rápida capacidad de regeneración. En el estado de Maranhao, en Brasil, se estima que hay en torno a unos 300 mil grupos poblacionales, según el portal inglés Palmpedia.

Pero tiene otros usos. De las semillas se extrae un aceite comestible, el aceite babasu, el cual se utiliza para elaborar productos de cosmética facial. Asimismo, el fruto es medicinal, y también se usan para producir bebidas. Las hojas se utilizan a modo de techo para las casas, y la madera de su tronco es útil para la construcción de casas.

Con todo, es una de las palmeras más importantes de Brasil, puesto que alrededor de 400 mil personas viven directa o indirectamente de ella.

¿Qué te ha parecido la Attalea speciosa? No es una especie muy común en Europa, aunque a pesar de todo, sí que podría ser muy interesante darle una oportunidad, al menos en el interior de la vivienda, ¿no crees?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.