Palmera de bambú (Chamaedorea seifrizii)

Vista de los frutos de la Chamaedorea seifrizii

Imagen – Flickr/Makuahine Pa’i Ki’i

La Chamaedorea seifrizii es una especie muy interesante, pues si bien es bastante similar a la palmera de salón cuyo nombre científico es Chamaedorea elegans, resiste mucho mejor el frío, hasta el punto de que se puede cultivar sin demasiados problemas en los jardines templados. Pero eso sí: es un poco más alta, de modo que aunque vivirá bien en interior, debes de tener presente que quizás acabe alcanzando el techo.

Por lo demás, es una palmerita muy recomendable para principiantes, que aportará un toque exótico de lo más bonito a cualquier estancia. De modo que veamos cómo es y qué cuidados necesita.

¿Cómo es la Chamaedorea seifrizii?

Taxonomía

  • Reino: Plantae
  • Subreino: Tracheobionta
  • División: Magnoliophyta
  • Clase: Liliopsida
  • Subclase: Commelinidae
  • Orden: Arecales
  • Familia: Arecaceae
  • Subfamilia: Arecoideae
  • Tribu: Chamaedoreeae
  • Género: Chamaedorea
  • Especie: Chamaedorea seifrizii

Chamaedorea seifrizii es el nombre científico de una palmera originaria de México que pertenece al género Chamaedorea. Popularmente es conocida como palma de bambú o palmera de bambú, así como palma de caña.

Características

Se trata de una palmera multicaule, es decir, de varios tallos (troncos). Estos pueden superar los 3 metros de altura, pero su grosor es de tan solo 2 centímetros. Por este motivo, se dicen que se asemejan a las cañas de bambú. Las hojas son pinnadas, compuestas por 12-18 pares de follíolos o pinnas que tienen forma de lanza, y que son de color verde tanto por el haz como por el envés.

Las flores son inflorescencias unisexuales (femeninas o masculinas) de unos 50-60 centímetros de largo, bastante ramificadas. Son de un bonito color rojizo-anaranjado, el cual contrasta con el negro de sus frutos una vez que estos maduran. Dichos frutos son pequeños, de alrededor de 1 centímetro, y contienen una semilla de similar tamaño.

¿Cuáles son los cuidados que requiere?

La palmera de bambú es una planta ideal para tener en cualquier tipo de jardín. Sus tallos son tan delgados, que apenas ocupa espacio. Asimismo, es apta incluso para tener en macetas -grandes- en el exterior, siempre que no haya heladas importantes. Pero, vamos a ver cómo se cuida en detalle:

Ubicación

  • Interior: la Chamaedorea seifrizii es una planta que tolerará las condiciones de interior, pero ha de estar en una habitación en la que haya luz natural. Asimismo, ten en cuenta que se hace alta, de manera que solo podrá estar bien si el techo está a unos 3 metros mínimo del suelo.
  • Exterior: se tiene que poner en sombra. Las hojas se queman con facilidad si les da el sol de forma directa, de manera que es algo que hay que evitarle.

Tierra

La tierra ideal para la Chamaedorea seifrizii es rica en materia orgánica

Imagen – Wikimedia/SuSanA Secretariat

  • Maceta: si la vas a disfrutar en maceta, utiliza un sustrato que sea rico en materia orgánica y que sea ligero. Asimismo, es importante que, en el caso de que se dejara secar por completo, no se compactara hasta el punto de volverse incapaz de absorber el agua. Por ejemplo, una mezcla que yo utilizo mucho es esta: sustrato universal de alta calidad mezclado con un 30% de perlita, puesto que donde vivo la tierra pierde su humedad muy rápido en verano, y no quiero arriesgarme a que se compacte pues eso le podría causar problemas cuando tocase trasplantarla. Puedes conseguir ambos desde .
  • Jardín: en el jardín crecerá de maravilla si la tierra es fértil y ligera. En suelos arcillosos puede estar bien, pero es preciso que antes de plantarla ahí hagas un agujero grande, de más o menos unos 50 x 50 centímetros (aunque es mejor si es de 1m x 1m) y mezcles la tierra con perlita, puesto que este tipo de terreno suele tener dificultad para drenar rápido el agua.

Riego

Pasemos al riego. La Chamaedorea seifrizii es una palmera que no tolera la sequía. Ahora, tampoco hay que regarla a diario puesto que de hacerlo solo conseguiríamos que sus raíces se pudriesen. Así pues, es recomendable hidratarla cada 2 o 3 días durante el verano, que es cuando más rápido se seca la tierra, y una o dos veces por semana el resto del año.

Si está en interior hay que pensar que el riego ha de estar más espaciado, ya que tarda mucho más en secarse, especialmente si se le ha puesto un plato debajo (por cierto, cada vez que riegues, has de quitarle el agua que haya sobrado para que no se pudran las raíces).

Abonado

Puedes abonarla durante el crecimiento y floración (es decir, en primavera y verano) con un fertilizante específico para palmeras. Si la tienes en el jardín, aprovecha y échale abonos orgánicos, como por ejemplo: mantillo, cáscaras de huevo o de plátano, compost, humus de lombriz.

Multiplicación

Se multiplica por semillas en primavera o verano. La manera de hacerlo es sencilla: solo tienes que sembrar una o dos semillas en una maceta de unos 8,5cm de diámetro con sustrato universal, regar y listo. Si son viables y la temperatura se mantiene por encima de los 19ºC, germinarán en uno o dos meses.

Rusticidad

Tolera el frío y las heladas débiles de hasta los -2ºC, y de hasta los -4ºC si está resguardada (por ejemplo, debajo de un porche o en una esquina rodeada de árboles grandes).

La Chamaedorea seifrizii es una palmera multicaule

Imagen – Wikimedia/jarkatopolova

¿Te ha gustado la Chamaedorea seifrizii?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.