Ficha de la Dypsis lutescens

Dypsis lutescens
Imagen procedente de Wikimedia/Forest & Kim Starr

Es, con diferencia, una de las palmeras más cultivadas del mundo. Se utiliza mucho como planta de interior, aunque, todo hay que decirlo, si el clima es cálido queda preciosa en el jardín. Su nombre científico es Dypsis lutescens, apellido que hace referencia al color amarillo que poseen sus preciosos peciolos (los tallos que unen las hojas con el tronco).

Su ritmo de crecimiento es rápido, pudiéndose multiplicar por semillas de manera muy fácil. Y además, con unos mínimos cuidados es una especie que te va a demostrar que es muy agradecida 😉 .

¿Cómo es?

Dypsis lutescens
Imagen procedente de Wikimedia/Forest & Kim Starr

Taxonomía

  • Orden: Arecales
  • Familia: Arecaceae
  • Subfamilia: Arecoideae
  • Tribu: Areceae
  • Subtribu: Dypsidinae
  • Género: Dypsis
  • Especie: Dypsis lutescens

Dypsis lutescens es el nombre que le dio Hermann Wendland y John Dransfield en el año 1995. Fue publicado en Palms of Madagascar.

Popularmente se la conoce como areca (no confundir con las palmeras del género Areca, como la A. catechu), palmera bambú, palma de frutos de oro, o palmera amarilla.

Características

Flores de Dypsis lutescens
Imagen procedente de Flickr/Dinesh Valke

Se trata de una especie multicaule -de varios troncos- originaria de Madagascar que alcanza una altura máxima de 6 metros. Dichos troncos son delgados, de unos 10-15cm de grosor a lo sumo, y es anillado. La corona está compuesta por hojas pinnadas de 2 a 3 metros de largo, con 20 a 60 pares de folíolos o pinnas, de color verde claro.

Las flores se agrupan en inflorescencias axilares, y son amarillas. Produce frutos ovalados, de alrededor de 1 centímetro, amarillos, que contienen una única semilla marrón-negruzca.

¿Qué cuidados especiales necesita para vivir?

Palmeras Dypsis lutescens
Imagen procedente de Wikimedia/Mokkie

La Dypsis lutescens es una planta que, para vivir bien, necesita que el clima sea suave, preferentemente sin heladas. Además, debe de estar protegida del sol directo, si bien es cierto que en climas tropicales húmedos puede tolerarlo si se va acostumbrando poco a poco.

El riego ha de ser moderado, siendo más frecuente en verano. Por lo general, recomiendo regarla unas 3-4 veces por semana en temporada cálida, y unas dos semanales el resto del año. Durante los meses de buen tiempo es importante abonarla, ya sea con abonos específicos para palmeras o con abonos orgánicos como el guano.

Se puede tener en maceta con agujeros de drenaje mucho tiempo, años. De hecho, ese es uno de los motivos por los que se tiene tanto como planta de interior. Sin embargo, debes tener en cuenta que para que esté sana en casa tienes que ponerla en una habitación luminosa, con una alta humedad ambiental (puedes conseguirlo con un humidificador o poniendo recipientes con agua alrededor) y sin corrientes de aire. No te olvides trasplantarla cada dos o tres primaveras, siempre a una maceta mayor, y poniéndole un sustrato que drene bien.

Por lo demás, decirte que se multiplica por semillas en primavera-verano, y que resiste el frío pero no las heladas -solo las débiles y de muy corta duración- 🙂 . Si en tu zona la temperatura baja hasta los -2ºC pero poco después sube de los 0 grados, crece bastante bien en sitios resguardados, te lo digo por experiencia 😉 . Esta es una de las mías (vivo en Mallorca, Baleares):

¿Dónde comprarla?

La puedes encontrar a la venta en cualquier vivero y tienda de jardinería, por un precio que va desde los 2-4 euros si son ejemplares muy jóvenes, o hasta los 70 euros si son más adultas. De todas formas, si no las encuentras puedes conseguirlas por 49,95€ y una altura de 100cm haciendo clic aquí.

¿Qué te ha parecido esta palmera? Si te han quedado dudas, no las dejes en el tintero. Pregunta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.