Hoja de Chambeyronia macrocarpa
Fichas

Ficha de la Chambeyronia macrocarpa

Chambeyronia macrocarpa
Imagen procedente de Alchetron.com

La Chambeyronia macrocarpa es una palmera extremadamente bella, ya no sólo porque tiene hojas pinnadas largas y arqueadas, sino porque la más nueva suele salir de un color intenso que llama mucho la atención. Además de eso, su tronco es anillado y delgado, de modo que es perfecta para cultivar en grandes macetones o en jardines, aunque éstos sean pequeños.

Es una de las favoritas de los palmerófilos pues su cultivo y mantenimiento es bastante sencillo. Pero, ¿cuáles son las atenciones que hay que darle?

¿Cómo es?

Chambeyronia macrocarpa

Taxonomía

  • Reino: Plantae
  • División: Magnoliophyta
  • Clase: Liliopsida
  • Subclase: Commelinidae
  • Orden: Arecales
  • Familia: Arecaceae
  • Subfamilia: Arecoideae
  • Tribu: Areceae
  • Subtribu: Archontophoenicinae
  • Género: Chambeyronia
  • Especie: Chambeyronia macrocarpa

Chambeyronia macrocarpa es una especie originaria de Nueva Caledonia que fue descrita por Adolphe Théodore Bronogniart y publicado en Palme Nuova Caledonia en el año 1920. Popularmente se la conoce como la palmera de hoja roja.

Características

Semillas de Chambeyronia macrocarpa
Frutos verdes en la palmera.

Se trata de una palmera que alcanza una altura de hasta 20 metros -aunque lo normal es que no sobrepase los 6-7m en cultivo- cuya corona está compuesta por hojas pinnadas de unos 3 metros de largo. Las pinnas o folíolos son anchos, de unos 3cm, de color verde o rojo, y ligeramente coriáceos. El tronco es anillado, con un diámetro de 15 a 25cm.

Las flores se agrupan en inflorescencias interfoliares de color morado. Aparecen sólo en los ejemplares adultos. Los frutos son ovalados, de color rojo al madurar.

¿Qué cuidados especiales necesita para vivir?

Hoja de Chambeyronia macrocarpa

La Chambeyronia macrocarpa es una palmera muy bonita, pero para estar siempre así debe de colocarse en una zona protegida del sol directo, puesto que de lo contrario podría quemarse. Asimismo, hay que regarla muy seguido: 3-4 veces por semana en verano y cada 4-5 días el resto del año, y por supuesto abonarla para que pueda sacar esas fantásticas hojas que tanto nos gustan.

Y en cuanto a su rusticidad, puede que te sorprenda: debido a su origen podríamos pensar que no es capaz de soportar el frío, pero nos equivocaríamos; de hecho, te puedo decir por experiencia que aguanta sin sufrir daño alguno hasta los -2ºC, de modo que con toda probabilidad aguantará hasta los -3ºC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *