Hyophorbe

Las palmeras del género Hyophorbe son tropicales

Imagen – Wikimedia/David J. Stang // Hyophorbe indica

Las palmeras del género Hyophorbe son muy hermosas. Algunas tienen el tronco con forma de botella, y otras lo tienen más estilizado. Ciertas especies tiene el capitel de color anaranjado oscuro el cual es realmente precioso, ya que si a ello le sumas la belleza de sus hojas pinnadas que crecen arqueándose hacia abajo sin duda descubrirás que su valor ornamental es muy, muy interesante.

En el Viejo Continente solo conocemos dos tipos de Hyophorbe, y es que el clima en muchos puntos no permite su cultivo en el exterior durante todo el año; sin embargo, tienes que saber que su crecimiento es lento y su altura no es demasiado grande, por lo que se pueden cultivar en macetas durante muchos años.

Origen y características de las Hyophorbe

Nuestras protagonistas son palmeras originarias de las Islas Mascareñas. El género, Hyophorbe, se compone de cinco especies. Si hablamos de sus características, son plantas unicaules, es decir de un solo tronco llamado estípite) que puede ser delgado o con forma de botella, y que está coronado por pocas hojas pinnadas.

Su capitel, es decir, la parte que une las hojas con el estípite, puede ser de diversos colores: verde, anaranjado, granate,… Los ejemplares adultos pueden llegar a medir una altura de entre los 3 y los 15 metros, y florecer cada primavera.

Principales especies

Las más conocidas son:

Hyophorbe indica

La Hyophorbe indica es una palmera tropical

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

La Hyophorbe indica, conocida como palmiste poison o palmier batard en francés, es una especie endémica de la isla Reunión, donde crece en los bosques primarios a una altitud entre los 175 y los 600 metros. Alcanza una altura de 10 metros, con un tronco cuyo grosor es de unos 13 centímetros; y sus hojas miden hasta 60 centímetros una vez adultas.

Se encuentra en peligro de extinción por pérdida de hábitat. No resiste heladas.

Hyophorbe lagenicaulis

La palmera botella tiene el tronco hinchado

Imagen – Wikimedia/Forest and Kim Starr

La Hyophorbe lagenicualis es una planta conocida como palma botella o palmiste Gargoulette endémica de Isla Redonda (Mauricio). Puede alcanzar una altura de 12 metros, aunque lo normal es que no supere los 5 metros en cultivo. Su tronco se engrosa, dándole un aspecto de botella.

Es una especie en peligro de extinción, también como consecuencia de la pérdida de hábitat. Puede soportar el frío pero no las heladas.

Hyophorbe verschaffeltii

Las Hyophorbe son palmeras de tronco único

Imagen – Flickr/Scott Zona // Hyophorbe verschaffeltii (izquierda) y Dypsis decaryi

La Hyophorbe verschaffeltii es conocida como palmiste marrón, y es una especie endémica de la Isla Rodrigues (Mauricio). Alcanza una altura de 2 a 4 metros, con un estípite cuyo grosor es de unos 25 centímetros de diámetro. Las hojas son recurvadas y llegan a medir entre 1,5 y 1,8 metros de largo.

Se encuentra en serio peligro de extinción. Soporta las heladas de hasta los -1ºC, pero han de ser muy, muy puntuales y breves; además, después de la helada la temperatura debe de subir rápido por encima de los 10ºC para que la palmera no sufra daños importantes.

¿Cuáles son los cuidados que hay que darles?

Tener una Hyophorbe en el jardín o dentro de casa es un lujo al alcance de cualquiera. Son palmeras que, si bien son tropicales, se adaptan bastante bien a vivir dentro de las viviendas. Por eso, a continuación te diremos cómo se cuidan:

Ubicación

  • Exterior: los ejemplares adultos aguantan el sol directo siempre que el clima sea tropical húmedo, y se hayan acostumbrado a él. Si tu palmera es joven y/o el clima es templado, es mejor que la tengas en semisombra.
  • Interior: se ha de colocar en una habitación iluminada, y lejos de las corrientes de aire. Para que la humedad ambiental sea alta, es recomendable ponerle recipientes con agua alrededor. En estos se pueden tener pequeñas plantas acuáticas para que se vea mejor.

Tierra

  • Jardín: las Hyophorbe crecen en suelos fértiles, con gran capacidad de absorción del agua. Además, toleran los calizos.
  • Maceta: llenar con una mezcla de sustrato universal o mantillo con un 30% de pómice, arena de cuarzo o perlita.
    La maceta es importante que tenga agujeros de desagüe para que haya un menor riesgo de pudrición de las raíces.

Riego

En principio será frecuente, pero todo dependerá del clima de la zona y de dónde se encuentre la palmera. Por ejemplo, si en tu zona en verano la temperatura supera los 30 grados Celsius y apenas llueve, tendrás que regarla unas 3 o 4 puede que 4 veces por semana; en cambio, si el verano es mucho más suave y/o llueve, deberás de regar menos.

Durante el resto del año, en las regiones templadas habrá que espaciar los riegos ya que la tierra tarda más en secarse.

Abonado

Mientras tu palmera esté creciendo (primavera a verano), necesitará un aporte semanal o quincenal de abono. Puedes abonarla con abonos orgánicos como el mantillo o el compost, o bien con un fertilizante para palmeras.

Multiplicación

La Hyophorbe germina bien

Imagen – Wikimedia/Kumar83

Las Hyophorbe se multiplican por semillas en primavera-verano. Germinan muy bien y rápido (en cuestión de un mes) si se siembran en macetas con turba o vermiculita, y se ponen cerca de una fuente de calor.

Época de plantación o trasplante

La primavera será buena época para plantarla en el jardín, o para ponerla en una maceta más grande.

Rusticidad

No soportan heladas. Si en tu zona hay, tendrás que protegerla en un invernadero o dentro de tu hogar.

¿Te han gustado las Hyophorbe?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.