Saltar al contenido

¿Cómo cuidar las palmeras de interior?

Chamaedorea elegans

Las palmeras son unas plantas tan decorativas que somos muchos los que nos hacemos con algún que otro ejemplar para poder disfrutarlo desde dentro de la vivienda. Sin embargo, tenemos que tener presente que los cuidados no serán siempre sencillos.

Aunque hay algunas que crecen bien en habitaciones poco luminosas, la realidad es que la gran mayoría necesitan mucha luz y una alta humedad ambiental para estar bien. Sabiendo esto, ¿cuáles son los cuidados de las palmeras de interior?

No existen las palmeras de interior

Plantas en interior

Siendo defraudarte, pero no existe ninguna planta que sea de interior, por la sencilla razón de que los seres vegetales empezaron su evolución millones de años antes de que el ser humano empezara a construir casas. Lo que ocurre es que sí hay determinadas especies que no soportan el frío y que, por lo tanto, necesitan protección durante el otoño e invierno pues de lo contrario no sobrevivirían.

Partiendo de esto, ¿cuáles son las palmeras que se pueden cultivar en interior? Bueno, lo cierto es que cualquiera puede estar dentro de casa si tiene las condiciones adecuadas. Las más fáciles de mantener son casi todas las que encontramos a la venta en los viveros:

  • Chamaedorea (todas las del género)
  • Dypsis lutescens
  • Howea, tanto la forsteriana como la belmoreana
  • Phoenix roebellini

Tanto el Cocos nucifera como la Livistona rotundifolia son MUY sensibles a las bajas temperaturas, y se ponen feas enseguida que el termómetro baja de los 15ºC.

¿Qué cuidados necesitan?

Dypsis lutescens

Luz

Para que crezcan bien necesitan que las coloquemos en una habitación muy luminosa, ya que de lo contrario sus hojas perderán color y su salud se debilitará.

Agua y abonado

La frecuencia de riego de las palmeras que crecen en interior será, por lo general, la siguiente: 3 veces por semana durante el verano y cada cinco-siete días el resto del año. Además, en primavera y verano tendremos que abonarlas con un abono líquido específico para estas plantas siguiendo las indicaciones que vienen especificadas en el envase del producto.

Humedad ambiental

Conseguir que haya un ambiente húmedo no es difícil: con un humidificador o poniendo recipientes con agua alrededor de las macetas las palmeras estarán sanas.

Trasplante

Un error que se comete a menudo es el de tener a las palmeras en la misma maceta por años. Esto a corto plazo no supone un problema, pero a medida que van creciendo los nutrientes que había en el sustrato se van agotando y las raíces se quedan sin espacio para seguir creciendo. Una vez llegados a este punto, las plantas corren el riesgo de enfermar.

Para evitarlo, aconsejo trasplantarlas cada dos o tres primaveras, siempre a una maceta algo mayor.

Poda

No es necesario. Bastará con cortar las hojas que se vayan secando con unas tijeras limpias y desinfectadas.

Kentia

Así las palmeras en interior estarán bien guapas 🙂 .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.