¿Cuántos tipos de palmeras hay en España?

La palmera canaria es típica de España

¿Alguna vez te has preguntado cuántos tipos de palmeras hay en España? Autóctonas hay muy poquitas, pero en los jardines públicos… lo cierto es que no hay muchas tampoco. El mundillo palmeril en este país no es de los que cambian con rapidez, y aunque cada vez hay más variedad, el número de especies que se cultivan sigue siendo reducido, sobretodo si tenemos en cuenta que hay más de 3000 especies de palmáceas, y que de esas hay una media de diez que se podrían disfrutar en las ciudades y pueblos de todo el territorio.

Eso no significa que no tengamos lugares donde disfrutar de estas plantas. Por suerte para los palmeradictos, tenemos dos sitios donde ir, aprender y pasar el rato. Uno es el Palmetum de Santa Cruz de Tenerife y el otro el Jardín Tropical La Concepción en Málaga. Pero si te gustaría saber cuáles son las palmeras autóctonas de España y cuáles las son las que más se cultivan, a continuación te lo contaré 🙂 .

Tipos de palmeras autóctonas de España

El país cuenta con una gran diversidad de plantas. Gracias a los distintos microclimas que hay (unos más cálidos, otros más fríos) y a los distintos tipos de tierra que podemos encontrar tanto en la península, como en los archipiélagos así como en Ceuta y Melilla, es difícil no maravillarse ante la tal cantidad de especies vegetales que embellecen los bosques, las praderas,… en definitiva, la naturaleza propia de España.

Centrándonos solo en las palmeras, como decíamos antes no hay mucha variedad, pues estas plantas son más propias de las regiones tropicales. Sin embargo, sí que tenemos dos que han sabido adaptarse estupendamente a las condiciones de cada uno de sus hábitats:

Palmera canaria (Phoenix canariensis)

La palmera canaria es endémica de las islas Canarias

Imagen – Wikimedia/Frank Vincentz

La palmera canaria, cuyo nombre científico es Phoenix canariensis, es una palmera de un solo tronco endémica de las Islas Canarias, pero puede crecer silvestre también en Baleares, así como en todos los jardines que gozan de un clima suave. Crece hasta los 13 metros de altura, y está coronado por hojas pinnadas de 5 a 7 metros de longitud.

Florece en primavera, produciendo gran cantidad de flores que terminarán convertidas en numerosos frutos hacia el verano. Resiste el frío y las heladas de hasta los -7ºC.

Palmito (Chamaerops humilis)

El palmito es una palmera autóctona de la península y Baleares

Imagen – Wikimedia/tato grasso

El palmito, cuyo nombre científico es Chamaerops humilis, es una palmera multicaule (de varios troncos) originaria del norte de África, y del sureste y suroeste de Europa. En España es autóctona de la península ibérica y del archipiélago balear.

Alcanza una altura de 4 metros como máximo, y produce numerosos retoños desde temprana edad (a veces no lo hace, pero es raro). Las hojas son palmeadas y se dividen en numerosos folíolos de color verde, verde azulado o plateado según la variedad. Florece en primavera, y sus frutos maduran en otoño. Resiste hasta los -7ºC.

Tipos de palmeras más cultivadas en España

Aparte de las autóctonas, hay varias especies de palmeras que se cultivan mucho en los jardines y calles de España. Debido a su belleza, pero también y sobretodo a su resistencia tanto a las altas temperaturas que se alcanzan en verano como a la sequía que hay en algunos puntos del país, las más apreciadas en jardinería urbana son las siguientes:

Datilera (Phoenix dactylifera)

La datilera es una palmera que se cultiva mucho en España

La datilera, cuyo nombre científico es Phoenix dactylifera, es una palmera normalmente multicaule originaria del Suroeste de Asia. Alcanza una altura de 30 metros, con uno o varios troncos de hasta 50 centímetros de grosor cada uno. Sus hojas son pinnadas, espinosas, de 1,5 hasta 5 metros de longitud, y de color verde azulado.

Florece en primavera, y los frutos terminan de madurar hacia el verano. Al poco de caer, germinan si encuentran algo de humedad. Crece rápido y es muy resistente a la sequía. Además, soporta heladas de hasta los -12ºC.

Kentia (Howea forsteriana)

La kentia es una palmera muy apreciada para interiores

Imagen – Wikimedia/Black Diamond Images

La kentia o Howea forsteriana es una especie de palmera muy elegante que se cultiva mucho como planta de interior, o de jardín si el clima es suave. Es endémica de la isla Lord Howe, y alcanza una altura de 10 a 15 metros, con un tronco simple y anillado de apenas 13 centímetros de diámetro. Las hojas son pinnadas, algo arqueadas y de color verde oscuro.

Florece hasta la primavera-verano, y sus frutos maduran en otoño. Crece muy lentamente y no soporta el sol español, pero es perfecta para rincones de semisombra. Resiste heladas de hasta los -5ºC.

Palmera de abanico californiana (Washingtonia filifera)

La Washingtonia filifera es una palmera de rápido crecimiento

Imagen – Wikimedia/°Florian

La palmera de abanico de California, cuyo nombre científico es Washingtonia filifera, es una palmera unicaule originaria de California y del norte de Baja California. Puede alcanzar los 30 metros, con un tronco grueso de hasta casi el metro. Sus hojas tienen forma de abanico, y tienen numerosos pelos.

Florece en primavera y sus frutos maduran en verano. Crece rápido, resiste el sol y la sequía, y es por eso por lo que se cultiva sobretodo en puntos donde llueve poco. Resiste hasta los -7ºC.

Palmera de abanico mexicana (Washingtonia robusta)

La Washingtonia robusta es una palmera que crece rápido y resiste la sequía

Imagen – Wikimedia/Spikebrennan

La Washingtonia robusta, conocida como palmera de abanico mexicana o palmera hoja de abanico es una especie originaria del sur de la península de Baja California (México). Crece hasta los 35 metros de altura, y desarrolla un tronco delgado de hasta 40 centímetros coronado por hojas en abanico, con algunos pelos blancos.

Florece en primavera, y sus frutos maduran poco después. Una vez caen al suelo, si encuentran humedad germinarán rápido, motivo por el cual se podría decir que tiene potencial invasor en algunos puntos del país, como el sur de la península, Canarias o Baleares. Pero resiste muy bien la sequía una vez crecida, así como las heladas de hasta los -7ºC.

Palmito elevado (Trachycarpus fortunei)

El Trachycarpus fortunei es una palmera muy resistente al frío

Imagen – Wikimedia/Fanghong

El palmito elevado o Trachycarpus fortunei es una palmera originaria del este y centro de China. Alcanza los 15 metros de altura, con un tronco de unos 20 centímetros cubierto con abundante fibrosidad. Las hojas son palmeadas, de color verde.

Florece en primavera y sus frutos maduran hacia el otoño. Su ritmo de crecimiento es algo lento en comparación con otras especies, pero resiste como pocas las heladas. De hecho, soporta hasta los -17ºC.

¿Qué te han parecido estas palmeras?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.