Ficha de la Dypsis decaryi

La Dypsis decaryi es una palmera unicaule
Imagen procedente de Wikimedia/Forest & Kim Starr

La Dypsis decaryi es una palmera muy curiosa: con tallo más o menos triangular y una corona compuesta por unas pocas hojas bastante erectas. Quizás por eso sea tan interesante para jardines pequeños, pues no ocupa mucho espacio y tampoco es una especie excesivamente alta.

Su mantenimiento puede resultar algo complicado si el clima no acompaña, pero vale la pena intentar su cultivo en regiones templado-cálidas.

¿Cómo es?

Vista de la Dypsis decaryi

Taxonomía

  • Reino: Plantae
  • Subreino: Tracheobionta
  • División: Magnoliophyta
  • Clase: Liliopsida
  • Subclase: Commelinidae
  • Orden: Arecales
  • Familia: Arecaceae
  • Subfamilia: Arecoideae
  • Tribu: Areceae
  • Subtribu: Dypsidinae
  • Género: Dypsis
  • Especie: Dypsis decaryi

Dypsis decaryi es el nombre científico de una palmera unicaule endémica de Madagascar, en concreto de su selva lluviosa. Fue descrita por Henri Lucien Jumelle, Henk Jaap Beentje y John Dransfield y publicado en The Palms of Madagascar, en el año 1995. Popularmente se la conoce como palmera triangular, palmera de tronco triangular o neodipsis.

Características

Se trata de una palmera que, si bien en hábitat puede alcanzar los 15 metros de altura, en cultivo rara vez supera los 5 metros. Su tronco se engrosa hasta llegar a medir 40 centímetros, y está coronado por hojas pinnadas de 2,5 a 3 metros de longitud, compuestas cada una de ellas por unos 50 o 60 pares de folíolos coriáceos, agudos y con una longitud de 70-80 centímetros.

Las flores se agrupan en inflorescencias ramificadas las cuales brotran de las axilas de sus hojas inferiores. El fruto tiene forma ovoidal, mide unos 12 milímetros de longitud y es de color amarillo-verdoso.

¿Qué cuidados especiales necesita para vivir?

Vista de la Dypsis decaryi en jardín
Imagen procedente de Flickr/scott.zona // Hyophorbe verschaffeltii (izquierda) and Dypsis decaryi (derecha)

La Dypsis decaryi es una especie de clima cálido, que puede estar tanto al sol como en semisombra. Requiere un suelo rico en materia orgánica y bien drenado, y riegos moderados ya que no resiste la sequía.

No es una planta que se pueda tener en maceta durante muchos años, pero durante su juventud sí que queda preciosa en una 🙂 . Si quieres tenerla en recipiente, escoge uno que tenga agujeros de drenaje, y rellénalo con sustrato universal mezclado con un 30% de perlita. Ve pasándola a otra maceta mayor, en primavera, cuando veas que se le salen las raíces o cuando ya hayan pasado más de dos años desde el último trasplante.

A finales de invierno quítale las hojas secas con el fin de que se siga viendo bonita. Pero déjale las verdes, pues les son muy útiles para mantenerse con salud.

Por lo demás, se suele decir que resiste heladas de hasta los -4ºC, pero por propia experiencia te diré que a los -2ºC puede sufrir daños, así que te aconsejo protegerla al menos durante sus primeros años con tela antiheladas por ejemplo, o dentro de casa colocándola en una habitación en la que haya ventanas por las que entre mucha luz natural.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.