Saltar al contenido

Ficha de la Bismarckia nobilis

Bismarckia nobilis
Imagen procedente de Wikimedia/David J. Stang

Pocas palmeras de hojas en forma de abanico impresionan tanto como la Bismarckia nobilis. Es una especie cuyo tronco no ocupa realmente mucho espacio, pero sus hojas... Sus hojas son otra historia.

En condiciones favorables llegan a medir tanto que dan una sombra muy agradable. Pero por ese motivo, vale muchísimo la pena tenerla en el jardín.

¿Cómo es?

Bismarckia nobilis
Imagen procedente de Wikimedia/Vengolis

Taxonomía

  • Orden: Arecales
  • Familia: Arecaceae
  • Subfamilia: Coryphoideae
  • Tribu: Borasseae
  • Subtribu: Hyphaeninae
  • Género: Bismarckia
  • EspecieBismarckia nobilis

Bismarckia nobilis es una especie de palmera unicaule -de un solo tronco- endémica de Madagascar. Fue descrita por Friedrich Hermann Gustav Hildebran y Hermann Wendland y publicado en Botanische Zeitung (Berlin) en el 1881.

Características

Se trata de una palmera que alcanza una altura de 25 metros, con un tronco de entre los 30 y los 45cm de diámetro. Su corona está compuesta por hojas casi redondas de color azulado o verde-azulado dependiendo de la variedad (Silver o Mayotte, respectivamente), con un tamaño de 3 metros de ancho.

Es una palmera dioica; es decir, hay pies femeninos y pies masculinos. Las flores se agrupan en inflorescencias, que brotan de entre las axilas de las hojas, y los frutos son redondos, de color oscuro-negro.

¿Qué cuidados especiales necesita para vivir?

Bismarckia nobilis
Imagen procedente de Wikimedia/Ji-Elle

Si se tiene oportunidad de tener una palmera grande, y se opta por la Bismarckia nobilis, sin duda es importante saber que ha de estar en el exterior, a pleno sol o en semisombra, y a una distancia mínima de cuatro metros de otras plantas más altas. Sus raíces no son invasivas, pero como hemos visto, su tamaño es imponente y para que pueda crecer bien, necesita espacio.

Necesita un riego moderado. Es una planta que resiste mucho mejor la sequía que el encharcamiento, de modo que no aconsejo regarla más que unas 3, quizás 4 veces a la semana en verano, y 1-2 cada siete días el resto del año. Aprovecha para abonarla durante los meses cálidos con abonos de tipo orgánico, como el guano.

El clima ha de ser cálido, prefiriendo los tropicales secos. Ahora bien, la variedad Silver ha demostrado ser lo suficientemente resistente al frío como para que su cultivo en el Mediterráneo y en zonas con heladas débiles (hasta los -4ºC siempre que sean puntuales y de corta duración) pueda darse sin problemas.

¿Te han quedado dudas sobre la Bismarckia nobilis? No las dejes en el tintero. Pregunta 🙂 .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.